eibar.info.

eibar.info.

La Ermita de Santa María en Bermeo, una maravilla arquitectónica que no te puedes perder

La Ermita de Santa María en Bermeo, una maravilla arquitectónica que no te puedes perder

Si eres un amante de la arquitectura o simplemente estás buscando un lugar donde relajarte y disfrutar de unas vistas espectaculares, no puedes dejar de visitar la Ermita de Santa María en Bermeo. Esta pequeña iglesia de estilo gótico se encuentra en la cima de un acantilado, lo que te permite admirar los paisajes marinos y la costa vasca.

Historia de la Ermita de Santa María en Bermeo

La Ermita de Santa María es una de las iglesias más antiguas de Bermeo, con una historia que se remonta al siglo XII. Aunque su origen exacto es desconocido, se cree que en su origen fue una capilla dedicada a San Miguel. En el siglo XIII, la capilla fue ampliada y se convirtió en una iglesia dedicada a Santa María.

Durante siglos, la Ermita de Santa María fue un lugar de gran devoción para los habitantes de Bermeo. La iglesia fue construida en un lugar muy especial, en una colina llamada Gaztelu-Zahar, que en euskera significa ‘castillo viejo’. Desde esta posición estratégica, se podía controlar todo el puerto y la entrada a la ría.

En el siglo XVIII, la ermita fue ampliada y renovada, adquiriendo el estilo gótico que se puede apreciar actualmente. Durante el siglo XIX, la ermita perdió su importancia religiosa y pasó a ser un lugar de recreo, con un pequeño jardín y unas vistas espectaculares.

Descripción de la Ermita de Santa María en Bermeo

La Ermita de Santa María es una pequeña iglesia de estilo gótico con una impresionante fachada de piedra. La iglesia consta de una sola nave, con una bóveda de crucería, y una capilla mayor poligonal. A la izquierda de la capilla mayor se encuentra una sacristía y a la derecha una pequeña torre campanario.

Lo más impresionante de la Ermita de Santa María es su fachada principal, que está decorada con una serie de arcos y columnas góticas. También hay una serie de esculturas de santos, incluyendo a San Miguel, San Juan Bautista y Santa Catalina.

En el interior de la iglesia, se pueden encontrar varios altares barrocos y una serie de frescos que datan del siglo XVIII. También es interesante el retablo mayor, con una escultura de la Virgen María y una serie de figuras de santos.

Visitar la Ermita de Santa María en Bermeo

Visitar la Ermita de Santa María en Bermeo es una gran oportunidad para admirar una pieza arquitectónica impresionante y para disfrutar de unas vistas espectaculares del puerto de Bermeo y del mar Cantábrico.

La ermita está situada en un lugar muy especial, en la cima de una colina, a la cual se puede acceder a pie o en coche. Si decides ir a pie, tienes que tener en cuenta que el camino es empinado, pero vale la pena el esfuerzo. Si prefieres ir en coche, hay un aparcamiento cerca de la ermita.

La Ermita de Santa María es un lugar muy popular entre los turistas, especialmente en verano, cuando se celebran algunos conciertos y eventos culturales en la plaza cerca de la iglesia. Si quieres visitar la ermita en un día tranquilo, es recomendable ir temprano por la mañana, cuando hay menos gente.

Conclusión

La Ermita de Santa María en Bermeo es una maravilla arquitectónica que no te puedes perder si viajas a Bermeo o a la costa vasca. Esta pequeña iglesia de estilo gótico es un testimonio de la historia y la cultura de la región, y además ofrece unas vistas espectaculares del puerto y del mar Cantábrico. Una visita a la Ermita de Santa María es una gran oportunidad para desconectar de la rutina, relajarse y disfrutar de la belleza del entorno natural.